¿Es posible la producción sostenible de alimentos?

Fotografía: fao.orgEva María Iglesias es Coordinadora y Profesora del Máster en Sistemas Integrados de Gestión-HSEQ (Healthy Safety Environmental and Quality), y Coordinadora de la Unidad de Medio Ambiente en Bureau Veritas Centro Universitario.”

De todos es conocida la sobreexplotación que se ha producido a través de la agricultura intensiva y tecnificada de tipo monocultivo, que produce de forma paulatina una desertificación del planeta y pérdida de biodiversidad, a la vez que agota otros recursos como el agua, produce contaminación por la utilización de pesticidas y fertilizantes químicos altamente tóxicos y persistentes en el medio, contaminando acuíferos, aguas superficiales, y genera emisiones de gases de efecto invernadero que agravan el fenómeno del cambio climático global. Éstos son solo algunos de los impactos ambientales directos e indirectos de la actividad agrícola y transformadora de alimentos. Y que obviamente, aparte de los evidentes efectos ambientales, tiene impactos sociales y económicos graves.

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) “para lograr un desarrollo sostenible, es indispensable que existan cambios fundamentales en la manera en que se producen, procesan, transportan y consumen los alimentos”, esta es la evidencia más significativa que nos muestra en qué medida la forma de producir y consumir alimentos cada vez ha mostrado una tendencia más insostenible con los ecosistemas y recursos naturales del planeta.

En 1960 la producción mundial de cereales fue de 1.000 millones de toneladas para 3.300 millones de personas, en 2010 se produjeron 2.200 millones de toneladas para 6900 millones de personas, teniendo en cuenta que 870 millones de personas padecen hambre actualmente. Y las previsiones no son nada halagüeñas, se prevé según estudios científicos que en 2050 se produzcan 3.400 millones de toneladas, para 9.200 millones de personas.

Las consecuencias ambientales de estas cifras de producción (solamente del caso de cereales) es de un aumento del 160 % de los gases de efecto invernadero, un calentamiento de 4 º C, una reducción de la productividad de la tierra cultivable del 8%, una reducción de la biodiversidad vegetal del 33 %, y una pérdida de agua para uso agrícola del 23 %.

Por tanto, es evidente que el sector agrícola mundial debe aprender a ahorrar, en la iniciativa que la FAO ha llamado “Ahorrar para Crecer”, es decir, se debe lograr una intensificación de la producción agrícola de forma sostenible.

Aparte de la función de suministrar alimentos a la población mundial, que es la más básica y fundamental, también cumple una función en el desarrollo de comunidades rurales para las que supone su medio de vida, y peligra si cesa, provocando en general una migración hacia las ciudades y un abandono de tierras agrícolas en cultivo fértiles.

Por tanto, se debe aplicar el triángulo de la gestión ambiental, en el que se debe tener en cuenta siempre el punto de vista social, económico y ambiental, y que para que funcione no debe primar ninguno sobre otro. Esta labor es sin duda muy complicada, pero gracias a lo avanzado de nuestra sociedad es posible con las nuevas tendencias esperanzadoras.

Para poder desarrollar alimentos de forma sostenible se debe evaluar muy detenidamente la forma en que éstos se elaboran, comercializan, consumen y se convierten en residuos. Cada vez más se ha tendido a la elaboración y transformación de productos y envasado de los mismos para satisfacer las necesidades alimentarias actuales de la población en los países desarrollados, y aumentar la vida útil de los productos. Lo que redunda en una mayor producción de residuos no biodegradables como plásticos, etc. y que suponen un problema ambiental añadido a los mencionados anteriormente.

Por tanto, desde la producción de los alimentos hay que desarrollar un análisis del ciclo de vida de los productos, lo que podríamos llamar “del campo a la tumba”, haciendo referencia a que desde que se produce en el campo hasta que se convierte en un residuo, se debe estudiar cómo minimizar los impactos ambientales que se producen para la producción de alimentos.

Es donde surgen proyectos como la Dieta Sostenible, la FAO las define como: “dietas con bajo impacto ambiental que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a la vida sana de las generaciones presentes y futuras. Las dietas sostenibles concurren a la protección y respeto de la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, económicamente justas, accesibles, asequibles, nutricionalmente adecuadas, inocuas y saludables, y permiten la optimización de los recursos naturales y humanos”. En este tipo de programas es fundamental que los fitogenetistas y los zoogenetistas le den mucha importancia a la nutrición y a la forma de desarrollar los cultivos para producir los alimentos y que se elabore un Código de conducta en materia de dietas sostenibles que le sirva a todos los actores implicados en la toma de decisiones para poder desarrollar alimentos en condiciones de protección de la biodiversidad y erradicación de la pobreza.

Además de que los países más desarrollados consumen prácticamente la totalidad de la producción mundial de alimentos, éstos tiran miles de toneladas de alimentos que en otras partes del mundo serían la solución a la extrema hambruna. Es por ello que surgen iniciativas como Save Food de Naciones Unidas con el objetivo de influir en la industria de alimentos, los fabricantes de embalajes, creadores de políticas e investigadores para reducir las pérdidas de alimentos y desperdicio a lo largo de las cadenas de suministro de alimentos.

Otros estudios van encaminados a la recuperación de la biodiversidad de los cultivos, ya que la evidencia de que el 75% de la diversidad agrícola, se perdió entre 1900 y 2000, como ejemplo, solo cinco variedades de arroz suministran hoy el 95% del total de la cosecha en los principales países productores de arroz del mundo.

Por tanto, es mucho lo que aún se puede hacer, el fomento de prácticas agrícolas “verdes”, sin el uso de fertilizantes y agroquímicos, sino mediante el uso de productos derivados de la naturaleza inocuos para el medio ambiente, pero selectivos con el ataque de plagas de los cultivos, animales, etc.

La intensificación sostenible de los cultivos que precisa de técnicas de riego totalmente precisas, inteligentes y prácticas agrícolas basadas en la función de los ecosistemas y en el ahorro de agua.

Para todo ello se deben proponer cambios en las políticas a través de las instituciones de desarrollo agrícola a nivel mundial. La agricultura debe ser rentable, los pequeños productores deben poder pagar sus costes y tener la seguridad de que obtendrán precios razonables por sus cultivos.

Los responsables de cambiar esas políticas deben diseñar incentivos para que los agricultores puedan emplear los recursos naturales de forma inteligente y eficaz, mediante el diseño de instrumentos económicos que les ayuden como los pagos por servicios ambientales, o la propiedad de la tierra que beneficie el incremento del valor del capital natural, o el acceso a crédito para poder realizar inversiones en el sector.

Y evidentemente debemos exigir a los Gobiernos y Estados un verdadero compromiso para gestionar la agricultura combinando las iniciativas destacadas anteriormente y teniendo en cuenta el cambio climático, la biodiversidad, el agua, la seguridad alimentaria y nutricional, derechos a la alimentación y dietas de forma interrelacionada, no independiente para lograr investigaciones científicas prácticas que permitan la mejora del sector de producción de alimentos a nivel mundial para satisfacer nuestras necesidades actuales y las de nuestras generaciones futuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s