¿Cuál será el combustible del futuro?

El combustible del futuroRuth Ballesteros, profesora del Máster de Gestión Ambiental Sostenible y del del Máster Oficial Universitario en Gestión de la Prevención de Riesgos Laborales, la Excelencia, el Medio Ambiente y la Responsabilidad Corporativa  de Bureau Veritas Centro Universitario nos habla en este post de las energías del futuro tras divulgarse por la Casa Blanca un informe publicado este mes de mayo sobre las consecuencias del cambio climático.

“El cambio climático, que una vez se consideró un problema para un futuro distante, se ha instalado firmemente en el presente”, dice el informe, elaborado durante cuatro años por más de 300 científicos, supervisado por el Gobierno de de EEUU y titulado Evaluación Nacional del Clima (National Climate Assessment.)

Según el informe de EEUU, la única certeza acerca de los sistemas de energía del futuro es que va a ser diferente a la actual, pero en formas aún no conocidas. Muchas incertidumbres financieras, económicas, normativas, tecnológicas, van a afectar el consumo privado y público y a la inversión en la toma de decisiones sobre los combustibles seleccionados para proporcionar la energía, la infraestructura y los sistemas empleados.

Todas las naciones, sin importar su grado de desarrollo, están tratando de desarrollar y aplicar tecnologías que les permitan emplear fuentes de energía renovables en las formas más eficientes.

Los problemas del calentamiento global, el cambio climático y la seguridad energética son las fuerzas que impulsan el sistema energético basado en los combustibles fósiles hacia las energías renovables y sostenibles según se afirma en un artículo publicado en febrero de este año en la revista “Renewable and Sustainable Energy Reviews”

Si se desplazara la demanda hacia la biomasa como fuente de energía mayoritaria, implicaría un aumento del consumo de una materia prima que se encuentra limitada por las condiciones climáticas futuras. Aunque la mayor desventaja de la biomasa es su bajo rendimiento energético. Debido a esto, se necesitarían transportes y sistemas de almacenamiento de gran tamaño. Además, los cultivos de biomasa compiten con los destinados al consumo humano, por lo que se puede dar el caso de que se vea aumentado el precio de los alimentos básicos.

Por otro lado, a pesar de sus esfuerzos por ser “verde” , los vehículos híbridos siguen utilizando combustibles fósiles como fuente de energía primaria, y los vehículos totalmente eléctricos utilizan baterías tóxicas

Por todo lo expuesto, el hidrógeno como portador de energía limpia se cree que es la fuente más prometedora para reemplazar a los combustibles fósiles.

Fabricantes importantes de automóviles, como Honda y GM, están apostando y adoptando la tecnología de células de combustible de hidrógeno sobre las baterías y los híbridos ya que son más baratas sobre una base de coste por vehículo, y también son más eficientes. A medida que su único subproducto es el agua, las células de combustible de hidrógeno no producen contaminación. Además de eso, las pilas de combustible son seguras, fiables (tienen muy pocas partes móviles), y utilizan el elemento más abundante en el universo como una fuente de alimentación.

Sin embargo, y como ya se introdujo al principio, no existe una certeza en cuanto al combustible del futuro. BMW y Volkswagen y su marca Audi, están centrando sus esfuerzos en la introducción de vehículos eléctricos en todo el mundo, especialmente en China, el mayor mercado de automóviles del mundo. Una gran ventaja de los coches eléctricos es que se pueden cargar en casa. Jonathan Browning, Presidente Ejecutivo de Volkswagen of America dijo que “Se puede encontrar una toma de corriente mucho más fácil que una estación de servicio de hidrógeno”. Mercedes-Benz, sin embargo, ha invertido en las células de combustible de hidrógeno. El coche pequeño Clase B F-Cell tiene un alcance de unos 400 km.

Por concluir, a modo de ejemplo de lo que puede ser el futuro del combustible y para que juzguéis vosotros mismo, recomiendo que se vea un vídeo en el que prueban el coche Clase B F-Cell utilizando la tecnología de célula de combustible como fuente de agua en el desierto de Death Valley, ¡impactante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s