La integración empresarial

La Integración EmpresarialLa Profesora del Máster MBA Internacional en Administración y Dirección de Empresas de Bureau Veritas Formación, Nuria Fuente, nos habla en este post de un tema de enorme actualidad, como es la integración empresarial.

La situación actual de inestabilidad financiera e incertidumbre económica hace que estemos viviendo en una época de constante cambio en la que las empresas experimentan cambios organizacionales, fusiones, adquisiciones, etc.

Por ello en el mundo de los negocios, en los últimos años, hemos visto cómo las fusiones y adquisiciones se han convertido en un mecanismo de integración comercial para salir adelante, afrontar desafíos, gestionar los riesgos de la inversión y dar soluciones a problemas económicos y de viabilidad empresarial.

Por lo que hay que tener muy presente la integración empresarial como estrategia organizacional. Esta integración tiene como fin el subsistir en un mercado global y alcanzar unos objetivos que por sí misma una empresa no puede conseguir. Así, como lograr ventajas competitivas que no podría obtener una empresa que opera aisladamente.

Una integración empresarial es cualquier mecanismo que es utilizado para adquirir el control de una o varias empresas o para adquirir el control de una empresa en otra ya existente.

El término «integración» supone la combinación de una o más actividades en las cuales cesa la competencia entre las empresas que llevan a cabo la integración, sin importar la forma jurídica de la operación.

Existen dos tipos de integración, la integración horizontal, que es aquella realizada entre empresas que participan en el mismo eslabón de la cadena de valor y una integración vertical, que es aquella realizada entre empresas ubicadas en diferente eslabón de producción y/o distribución pero en la misma cadena de valor.

La integración empresarial supone numerosas ventajas: crea valor, transfiere conocimiento, experiencia y tecnología. Así, las empresas contribuyen a la nueva organización con su know how, experiencia, recursos, y comparten retos, riesgos y beneficios.

Con las integraciones empresariales se mejora la credibilidad de las organizaciones, también su reputación e imagen, permiten acceder a un mayor número de recursos técnicos, humanos y financieros, amplían el conocimiento sobre el mercado y los clientes, facilitan la innovación del producto, mejoran los canales de distribución y acceso a nuevos mercados.

Con ello, las empresas pueden acelerar sus procesos de aprendizaje, alcanzar economias de escala y concentrarse en los ámbitos donde poseen mayores ventajas competitivas. En la economia global no son las empresas individuales las que compiten, sino las redes o cadenas de empresas las que interactuan para lograr un mayor crecimiento.

Algún ejemplo que se ha conformado en ámbitos como las cajas de ahorros, los bancos, es el caso de Banco Santander (Grupo Santander que ha integrado las entidades de Banesto y Banif) o en el mundo de las aerolíneas la fusión entre Iberia y British Airways.

El fin de ello es aprovechar las sinergias del mercado, buscar rentabilidad, emprender proyectos de mayor envergadura, ser más visibles y viables, y lograr una posición más competitiva en el mercado.

No obstante según los casos, el tamaño de cada empresa, el grado de integración es distinto, así como el mantenimiento de la marca, que en algunos casos puede mantenerse o en otros desaparecer.

Se puede considerar una estrategia de hoy para ayudar a las empresas a afrontar el mañana. Apostar por una integración empresarial compartiendo fortalezas y riesgos, es fundamental para diferenciarse de la competencia, enfrentarse a las incertidumbres coyunturales, incrementar los beneficios, lograr y crear empleo o llegar a los objetivos deseados.

En definitiva, desarrollar una estrategia empresarial sostenible y exitosa en el tiempo no es tarea fácil, requiere un gran esfuerzo para todas las partes implicadas, así como un gran compromiso, empeño, dedicación, responsabilidad, coordinación, profesionalidad, iniciativa y proactividad, para que el impacto económico, empresarial y social sea positivo.

El objetivo final de esta estrategia es que la empresa o empresas sean más competitivas y, por tanto, tener un mejor posicionamiento en el mercado que cuando se trabajaba sola y se pensaba solamente en sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s