Técnicas para estimular la creatividad: seis sombreros para pensar

Técnicas para estimular la creatividad: seis sombreros para pensarLa profesora del Máster MBA Online Internacional en Administración y Dirección de Empresas de Bureau Veritas Centro Universitario, María José Cuetos, nos habla en este post sobre la técnica para estimular la creatividad conocida como «Seis sombreros para pensar».

En los competitivos ambientes empresariales, y más en épocas de crisis, dos elementos se han convertido en protagonistas de las organizaciones: la innovación y la creatividad que, aunque han estado en el entorno de las empresas desde hace tiempo, adquieren un papel fundamental para conseguir ventajas competitivas y diferenciadoras que les permitan mantenerse y progresar con éxito.

Puede definirse la innovación como la transformación de una idea en un nuevo producto comercializable, en procesos y servicios nuevos o mejorados para ser reconocidos en el mercado, donde las ideas son «la materia prima» básica de las empresas y el desencadenante del proceso innovador.

Ambas, innovación y creatividad, funcionan en conjunto para lograr soluciones y cambios en las organizaciones que permitan satisfacer las necesidades de la sociedad y alcanzar la satisfacción de los clientes. Uno de los problemas que surgen a menudo es que las organizaciones no están preparadas para el cambio o para afrontar imprevistos, ya que sus rígidas estructuras se oponen a la ruptura de la estabilidad alcanzada hasta el momento. El proceso debe comenzar desde arriba, desde la Alta Dirección, para que se genere una filosofía de gestión innovadora y creativa que permita animar al equipo humano de la organización, que se comprometa con determinados valores y permita un desarrollo horizontal y vertical logrando un proyecto viable, y generando una cadena de valor y una filosofía propia.

La creatividad se puede gestionar y estimular, a través de diversas técnicas que tratan de reproducir las condiciones adecuadas para que se generen ideas. Entre las técnicas existentes y con utilidad contrastada las hay más conocidas como:

  • El brainstorming o lluvia de ideas, técnica ampliamente difundida donde un grupo de personas intentan encontrar soluciones a un problema específico, generando ideas de forma espontánea.
  • La sinéctica para intentar resolver problemas a través de la resolución de otros con soluciones conocidas.

O menos difundidas como:

  • El scamper, que orienta a hacer permutaciones de ideas entre elementos que tenemos a nuestra disposición
  • La técnica Da Vinci, originando nuevas perspectivas e ideas por racimos de imágenes.

«Seis sombreros para pensar»

Pero la técnica que se va a analizar en este post es la técnica «seis sombreros para pensar» que analiza un problema desde diferentes perspectivas para lograr su resolución incorporando el pensamiento lateral. Su autor Edward de Bono en su libro Thinking hats establece 6 formas de pensar y abordar decisiones, asignando a cada sombrero un color:

  • Sombrero blanco, representa el pensamiento neutral y objetivo. Es el pensamiento que se basa en datos y cifras disponibles.
  • Sombrero rojo, representa un pensamiento intuitivo, exponiendo los sentimientos y emociones.
  • Sombrero negro, representa una posición crítica y de cautela, manifestando los aspectos negativos del tema que se trata, los posibles errores e inconvenientes.
  • Sombrero amarillo, pensamiento positivo y optimista. Posición constructiva que busca el beneficio y los valores del tema tratado.
  • Sombrero verde, es una visión para la creatividad, pide ideas, posibilidades y alternativas, para descubrir su potencial creativo.
  • Sombrero azul, es el sombrero del control del proceso de pensamiento, quien lleva este sombrero actúa como moderador del proceso, resumiendo y concretando las conclusiones obtenidas.

Esta técnica se puede aplicar de modo individual o en grupo y permite en la misma sesión los distintos tipos de pensamiento, ya que cada participante adoptará un rol diferente en función del sombrero que vaya tomando. La duración de la posesión de cada sombrero debe ser igual para cada participante y el orden de colocación de los sombreros no tiene un orden establecido.

Entre sus beneficios se destaca que es sencilla, ayuda a desarrollar el trabajo cooperativo sin quedarse en un solo tipo de pensamiento y como indica su autor «libera las mentes»  permitiendo una exploración constructivista. Quizá entonces… merezca la pena probar su utilidad en la realidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s