Cuatro problemas de la deflación

4 problemas de la deflaciónLa profesora del Máster MBA Internacional en Administración y Dirección de Empresas de Bureau Veritas Centro Universitario, Erica Fellinger, nos habla en este post sobre los problemas de la deflación.

Como es sabido, el objetivo de estabilidad de precios en la economía es importante porque los precios son señales necesarias para que los agentes económicos puedan tomar decisiones. Así, los empresarios deciden cuánto y qué producir y vender;  y, por ello, cuánto y en qué invertir. Por otra parte, los consumidores deciden cuánto y qué comprar.

En definitiva, en términos económicos, los precios son señales necesarias para que se realice una asignación adecuada de recursos. Estamos acostumbrados a reconocer algunos costes de la inflación y sin necesidad de ser expertos en economía. ¿Cuántas veces oímos o leemos que mejora la competitividad de la economía cuando baja la inflación, por ejemplo? Pero ¿qué ocurre si el nivel de precios baja tanto que nos encontramos con tasas negativas de crecimiento? En este caso hablamos de deflación.

Como ocurre con la inflación, la deflación también provoca problemas en la economía. Veamos los cuatro problemas principales:

  1. Efectos sobre el consumo: Los consumidores postergan sus decisiones de compra porque en un futuro podrán hacerlo a precios más bajos, por ello, contraen el consumo presente.
  2. Deterioro de los resultados empresariales: La disminución del consumo conduce a una caída de las ventas y de la producción, por ello, disminuyen los resultados empresariales.
  3. Destrucción de empleo: La caída del consumo y los efectos en cadena que produce sobre los resultados empresariales y la producción, se propagan al empleo y esto aumenta la tasa de desempleo.
  4. Efectos sobre el valor real de las deudas: La caída de los precios hace que los deudores incrementen el valor de sus deudas en términos reales. Por ello, se perjudican los deudores y se benefician los acreedores. Para comprender este efecto, pensemos que el valor nominal de la deuda es lo que está escrito, por ejemplo, en un contrato de alquiler a un año. Si debemos pagar cada mes 1.000 euros por alquilar un piso, debemos pensar en términos reales, es decir, la cantidad de bienes que podríamos comprar con 1.000 euros. Imaginemos que en enero de un año, podríamos comprar 100 kg de carne, pasado un tiempo con deflación y, por tanto, bajando los precios, a final de ese año podríamos comprar más de 100 kg de carne con 1.000 euros. O lo que es lo mismo, 1.000 euros en términos reales representan mucho más en diciembre que en enero de ese mismo año. El acreedor, el dueño del piso, cuando reciba los 1.000 euros es quien va a poder comprar más kilos de carne. Por ello, afirmamos que los deudores incrementan el valor de sus deudas en términos reales, se produce una redistribución no deseada de la renta entre deudores y acreedores.

Como comento en otras ocasiones, más que información, lo importante es formularnos preguntas, ¿qué ocurriría con la redistribución de la renta en casos de altas tasas de inflación? O bien, ¿qué ocurre con el valor real de las deudas cuando en la economía hay altas tasas de inflación?

Puedes ampliar la información en este vídeo.

http://www.bvemedia.tv/index.php?mapa=webtv&accion=clip&id=1442

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s