Huella de carbono: qué es y cómo se mide

Cómo se mide la huella de carbono

Noelia Sánchez, coordinadora del Máster en Eficiencia Energética, Cambio Climático y Sostenibilidad y coordinadora del Máster en Gestión Ambiental Sostenible.

Cada día son más evidentes las consecuencias del cambio climático en nuestro planeta, por ello, cada vez cobran más relevancia las iniciativas desarrolladas para luchar contra él. Una de las herramientas básicas para su control es el cálculo de la huella de carbono, según distintos protocolos internacionalmente reconocidos.

Una de las principales causas del cambio climático es la elevada emisión de gases de efecto invernadero (GEI). En este sentido, la Huella de Carbono se define como la totalidad de GEI emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto. Esta medición se realiza desde la extracción y obtención de las materias primas para la fabricación de un producto, hasta que llega al consumidor y éste se deshace de él.

Existen tres tipos de huella de carbono: huella de carbono de productos, en eventos y de una organización.

La huella de carbono de productos es el cálculo o cuantificación de los GEI que se generan en la fabricación y/o desarrollo de un producto determinado. Para su cálculo, se determinan las emisiones mediante un análisis de ciclo de vida del producto. Se puede calcular utilizando las normas PAS 2050 o ISO/TS 14067.

La huella de carbono en eventos es la cantidad de GEI generados debido al uso de electricidad, transporte de asistentes, o preparación de alimentos, entre otras fuentes de emisiones generadas durante la planificación y realización de un evento. Para su cálculo se pueden utilizar los estándares GHG Protocol o la norma ISO 14064-1.

La huella de carbono de una organización es el cálculo o cuantificación de los GEI que produce una organización en su conjunto, para realizar sus productos o desarrollar sus servicios. Se cuantifican las emisiones directas, indirectas e involucradas para un año determinado. Para realizar el cálculo de la huella de carbono de una organización se pueden utilizar los mismos estándares que para el cálculo de la huella de carbono en eventos, es decir, GHG Protocol o la norma ISO 14064-1.

A través del cálculo de la huella de carbono, se identifican todas las fuentes de emisiones de GEI y se pueden definir objetivos y medidas de reducción mediante el uso de energías más efectivas. Además, realizar estas mediciones permite adaptarse a los cambios legislativos asociados a los acuerdos internacionales de lucha contra el cambio climático.

Acuerdos internacionales

En Diciembre de 2015 se celebró en París la Cumbre del Clima, que finalizó con un acuerdo global para luchar contra el cambio climático. El objetivo prioritario es reducir las emisiones de GEI, para contener el calentamiento del planeta y que el incremento de la temperatura media no supere los 2ºC a finales de siglo, dando continuidad al Protocolo de Kyoto. Este Acuerdo de París fue ratificado en la COP22 celebrada en Marrakech en Noviembre de 2016.

Otro ejemplo de acuerdo internacional fue el firmado en Octubre de 2016 en Kigali, para la eliminación progresiva de los HFC. Este acuerdo es jurídicamente vinculante y supone un paso importante en la lucha contra el cambio climático.

A través de acuerdos internacionales y herramientas de lucha contra el cambio climático, como la huella de carbono, todos podemos contribuir a conservar nuestro planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s