Envases en contacto con alimentos: ¿beneficio o perjuicio para la seguridad?

Envases en contacto con alimentos: ¿beneficio o perjuicio para la seguridad? Arancha Bocanegra, profesora del Máster en Gestión de la Seguridad Alimentaria de Bureau Veritas Centro Universitario.

Pocos son los alimentos o productos alimenticios que consumimos que no entran en contacto con algún material u objeto antes de ser consumido. ¿Nos hemos parado a pensar en cómo afectan estos materiales u objetos a la seguridad de los alimentos?

Estamos ante una dualidad. Si nos centramos en los envases, éstos juegan un papel fundamental en la seguridad de los alimentos, ya que, entre sus finalidades, se encuentra la de protegerlos de los agentes externos y garantizar su calidad. Otras funciones son presentar y ayudar al consumidor a identificar al producto, informarle de las características de los alimentos, etc.

Pero, paradójicamente, los materiales que conforman los envases también pueden afectar a la seguridad de los productos comestibles, ya sea de manera directa o indirecta: muchos presentan sustancias que pueden ser transferidas al alimento dando lugar a su contaminación.

Nuevos tipos de envasados

La dualidad se sigue manteniendo a pesar del gran desarrollo de nuevos tipos de envasado para alimentos que se está produciendo en los últimos años. Los más novedosos, los diseñados para prolongar la vida útil, mantener o mejorar activamente las condiciones de los alimentos (conocidos como materiales y objetos activos en contacto con los alimentos) no son inertes, sino que, para actuar, incorporan intencionadamente componentes “activos” destinados a liberar hacia los alimentos o a absorber sustancias de los mismos o de su entorno (por ejemplo, añadiendo componentes antioxidantes o antimicrobianos). Así, se puede llegar a conseguir que el producto mejore su calidad y seguridad mientras permanece en el envase.

Además, existen otros tipos de nuevos materiales y objetos que se están diseñando para controlar las condiciones de los alimentos envasados o de su entorno: los conocidos como materiales y objetos inteligentes. Se trata, por ejemplo, de los dispositivos que cambian de color cuando el alimento ha alcanzado la temperatura adecuada.

Normativa existente

¿Cómo evitar o minimizar el riesgo y conseguir que los envases en contacto con alimentos sean lo más inertes posibles? La respuesta es que se les debe aplicar su correspondiente normativa.

Los requisitos generales que todos los materiales u objetos en contacto con alimentos deben cumplir están establecidos en el Reglamento 1935/2004, sobre los materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos (modificado por el Reglamento 596/2009). Se aplica a los materiales y objetos terminados, incluidos los materiales y objetos activos e inteligentes en contacto con alimentos.

Esta normativa garantiza que todos los materiales que se ponen en el territorio comunitario cumplen los mismos requisitos de calidad. Se aplica a todos los sectores y a todas las etapas de elaboración (maquinaria, instalaciones, superficie de trabajo), almacenamiento (contenedores), envasado (envases), transporte, distribución o comercialización, salvo la producción de materia prima.

Su principio básico es que cualquier material u objeto destinado a entrar en contacto directa o indirectamente con alimentos ha de ser lo suficientemente inerte para evitar que les transfieran sustancias en cantidades lo suficientemente grandes para poner en peligro la salud humana, o para ocasionar una modificación inaceptable de la composición de los productos alimenticios o una alteración de las características organolépticas de éstos.

Estos requisitos se completaron posteriormente con el Reglamento 2023/2006, sobre buenas prácticas de fabricación (BPF) de materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, de tal forma que éstos habrán de estar fabricados de conformidad con las BPF para que, en las condiciones normales o previsibles de empleo, no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades no permitidas.

Los aspectos más técnicos o precisos de algunos materiales en contacto con los alimentos se han regulado específicamente. Tal es el caso de los materiales y objetos activos e inteligentes, cuyos aspectos han quedado regulados a través del Reglamento 450/2009 sobre materiales y objetos activos e inteligentes destinados a entrar en contacto con alimentos. Queda por él establecida la obligatoriedad de la evaluación de las sustancias responsables de crear la función activa o inteligente del material u objeto con el fin de garantizar que son seguras y cumplen los requisitos del Reglamento 1935/2004. De tal forma que solamente las sustancias incluidas en la lista comunitaria de sustancias autorizadas podrán emplearse como componentes de los materiales y objetos activos e inteligentes o bien se tratará de sustancias que ya están autorizadas por otra legislación comunitaria (como podría ser el caso de aditivos, enzimas, aromas, etc.).

Sin embargo, todavía quedan materiales y objetos en contacto con los alimentos para los que no se ha desarrollado normativa específica.

La importancia de prestar atención a los envases

Los datos nos hablan de la importancia que se le ha de prestar a los materiales y objetos en contacto con alimentos. En el último semestre de 2016 se produjeron más de sesenta notificaciones RASFF (Red de Alerta Europea en Seguridad Alimentaria) relacionadas con ellos, y en la última Memoria del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI, 2015) se señala que, con respecto a anteriores memorias, se ha producido un aumento en el número de notificaciones al respecto.

Sus aplicaciones en la industria alimentaria son infinitas; por ello, no se ha de bajar la guardia con respecto a su uso seguro. Se ha de aplicar la normativa existente y se han de seguir realizando investigaciones, incluyendo controles específicos ante la posible cesión de las sustancias del envase al producto e investigaciones que evalúen la actividad de los materiales cuando se emplean con alimentos reales.

Anuncios

Una respuesta a “Envases en contacto con alimentos: ¿beneficio o perjuicio para la seguridad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s