IFS publica la versión 6.1 de IFS Food retrasando así su esperada versión 7

IFS Food versión 7

Belén Macías. Coordinadora Área Académica Agroalimentaria

Era a finales de este mismo año cuando se esperaba la publicación de la última versión de la norma IFS Food tras el período de revisión del que se lleva teniendo conocimiento a lo largo de este año. Sin embargo, los últimos comunicados por parte de IFS indican que la versión 7 se demorará hasta finales del próximo 2018.

En su lugar, el Comité Técnico Internacional de IFS, con el fin de asegurarse de que la norma IFS Food continúa cumpliendo con los requisitos de evaluación comparativa de GFSI (Iniciativa Global de Seguridad Alimentaria, cuya función es armonizar los estándares mundiales de seguridad alimentaria, evaluando normas existentes y comparándolas con los requisitos reunidos en su guía de orientación, y que ha llevado a cabo la publicación de un nuevo documento de orientación denominado Benchmarking requirements, en abril de este año) ha tenido que introducir una serie de requisitos adicionales en su actual versión 6, en vigor, en relación a la prevención del fraude alimentario. Por ello, y en su afán por hacer frente a los retos a los que se enfrenta la industria alimentaria, ha hecho pública el pasado día 1 de diciembre, una nueva versión de su actual norma, IFS Food versión 6.1, disponible ya en inglés a través de su página oficial, y a la espera de ser publicada en otros idiomas, en breve.

Esta versión modificada, que entrará en vigor a partir del 1 de julio de 2018, incluye la versión actual de IFS Food, de abril de 2014, además de referencias a la actual Doctrina IFS Food. Como cambios sustanciales, la nueva versión incluye aspectos relacionados con la integridad del producto y se produce la inclusión obligatoria de códigos QR en el certificado IFS. En relación a los requisitos auditables, cuenta con la modificación de un requisito en relación al manejo de los alérgenos y se incluye, como principal cambio, un nuevo capítulo denominado “Fraude Alimentario”.

Este nuevo capítulo contiene tres requisitos:

• La realización de una evaluación de vulnerabilidad documentada de todas las materias primas, incluyendo envases y procesos subcontratados, para determinar el riesgo de actividad fraudulenta en relación a la sustitución, el etiquetado incorrecto, la adulteración o la falsificación.

• El desarrollo de un plan de mitigación de fraude alimentario documentado, con referencia a la evaluación de vulnerabilidad, e implementado para controlar cualquier riesgo identificado. Siendo los métodos de control y seguimiento definidos e implementados.

• La revisión de las evaluaciones de vulnerabilidad, al menos de forma anual, y siempre que se dé un aumento del riesgo, revisando y modificando los requisitos de control y seguimiento del plan de mitigación de fraude alimentario cuando sea necesario.

En cuanto a la nueva norma IFS Food versión 7, se continuará trabajando en su desarrollo. De acuerdo con la línea temporal esperable, la nueva versión 7 de la norma IFS Food vería la luz en el último trimestre de 2018. Tras un período de transición de seis meses de convivencia entre ambas versiones, 6.1 y 7, las primeras auditorías de certificación podrían tener lugar en la primavera de 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s