Momentos disruptivos y cambios efectivos, ser más responsables

Gemma S. Ventín; Profesora de Bureau Veritas Formación de las área de Medio Ambiente y Responsabilidad Social Corporativa .

El espacio es el orden de coexistir, esto es, el orden de existir de los entes simultáneos”

Palabras de Gottfried Wilhelm Leibniz con las cuales subrayamos el necesario equilibrio de las empresas con su entorno, sin el cual el orden y  la coexistencia no serían posibles.

Desde dicha afirmación, tras realizar una retrospectiva a otros tiempos no muy lejanos, podemos destacar que el avance en torno al control de los impactos de las empresas sobre su entorno, a la consolidación de una visión integral de las organizaciones y al análisis de riesgos desde una perspectiva holística ha ido avanzando con un ritmo incuestionablemente mejorable.

Recojamos el significado etimológico de “corporatio” (proveniente del verbo corporare -formar un cuerpo- más el sufijo tio –acción y efecto-) como construcción que actúa, con los efectos derivados de ese hecho, y sumémosle, no sólo a nivel ético sino estratégico, el concepto de responsabilidad. Y demos así respuesta al porqué de la existencia de la organización (propósito), con el que se nos permita consolidar el ADN de la empresa (valores), con el que se asegure el logro que se desea  conseguir (visión) y se determine el cómo alcanzar dicha meta (misión).

Un porqué que responda a las necesidades e intereses de una sociedad, que como estructura dinámica está siendo modificada por un cambio de perspectivas, donde la visión y la valoración del largo plazo se está viendo fortalecida frente a la “tiranía de lo urgente”, arropando así los valores personales y colectivos desde el triple balance ambiental, social y económico.

Un porqué que orienta a las organizaciones hacia una visión más integradora y estratégica del negocio, para poder dar respuesta a las exigencias de un consumidor cada vez más responsable y consciente con las causas sociales y ambientales, que obligará a las empresas a estrechar su compromisos de confianza y seguridad haciendo todavía más clara la diferencia entre crecimiento y desarrollo empresarial.

En este sentido, retomando la idea del “contacto con el yo ideal”, de Goleman, Boyantzis y McKee en El líder resonante crea más, y extrapolando este planteamiento al ámbito corporativo podríamos subrayar la necesidad de trabajar sobre propósito y los valores de las organizaciones para asegurar ese positivismo que nos permita superar obstáculos y generar una serie de sinergias que impacten positivamente en el resto de organizaciones, abanderando la motivación hacia el desarrollo sostenible como clave de éxito, y por lo tanto como elemento clave de excelencia en el mercado.

El reajuste del triple balance forzado por una situación de ruptura con lo existente, bajo la exigencia de una rápida adaptación en la que no dejar a nadie atrás, nos sitúa –con el optimismo de encontrar dicho propósito- en un momento efectivo para una transformación integral a favor del desarrollo sostenible, para reconstruir un orden en el que coexistir desde la responsabilidad de la acción. ¡Éste es el momento!

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Estás de acuerdo con que el equilibrio de las empresas con su entorno es necesario? ¿Es en la actualidad una prioridad el desarrollo sostenible como clave de éxito para el éxito de las empresas?
En Bureau Veritas Formación queremos conocer tu opinión así que no dudes en contactar con nosotros a través de nuestros canales y redes sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s