La respuesta de BRCGS Food Safety ante la pandemia del COVID-19

Cadena de Producción en Industria Alimentaria.

Como todos conocemos, actualmente estamos atravesando una situación terrible y sin precedentes.  La pandemia mundial provocada por el COVID-19 que registra ya casi 3 millones de fallecidos en todo el mundo nos ha obligado a dar un vuelco a nuestras vidas en todos los sentidos.  Hemos cambiado nuestra forma de relacionarnos, nuestra forma de trabajar y, en definitiva, nuestra forma de vivir. 

Al principio de esta terrible situación, nuestra sociedad pensaba que era una enfermedad que “sólo afectaba a los adultos mayores”.  Sin embargo, con la evolución del virus, vamos teniendo evidencias tangibles de que personas de cualquier edad pueden verse realmente afectadas por el virus, derivando en situaciones clínicas gravísimas e incluso en fallecimientos.

Por esta razón, a pesar de que el COVID-19 no representa un peligro para la inocuidad alimentaria, tal y como lo han expuesto organizaciones como la OMS, EFSA y FDA,  cualquier medida que se pueda implementar y que garantice la reducción al mínimo de riesgos de contagio es una obligación de nuestra sociedad al completo.

Cumpliendo con este compromiso ético y social, la organización BRCGS ha publicado una serie de guías muy interesantes para la industria alimentaria, donde se contempla una gran variedad de aspectos y recomendaciones que las empresas alimentarias certificadas bajo sus estándares deben tener muy en cuenta y aplicar para poder enfrentarse a esta situación de pandemia y favorecer así una situación sanitaria adecuada.

Uno de los documentos más interesantes es la Lista de verificación de quince puntos para sitios de fabricación de alimentos, en el cual BRCGS hace hincapié en 15 aspectos organizativos que las empresas alimentarias deben poner en marcha para gestionar la situación de pandemia.  Entre las cuestiones que se abordan en este documento están: el establecimiento de un equipo COVID-19 que realice reuniones diarias de gestión, controles exhaustivos en la recepción de nuevas materias primas, gestión de personal de nueva incorporación, auditorías internas “en remoto”, entre otros.

Por otro lado, BRCGS también ha publicado la guía Gestión de la seguridad alimentaria durante la pandemia de Covid-19, la cual es bastante concreta y específica e incluye recomendaciones para la implantación de cada uno de los requisitos de la norma, teniendo en cuenta la situación de pandemia.  Sin duda, esta es, a mi juicio, la mejor respuesta que una organización como BRCGS puede dar a sus empresas ya certificadas y a aquellas que estén interesadas en certificarse próximamente.

Auditoría de alimentación.

Esta guía contempla los requisitos de la norma BRCGS Food Safety v8 teniendo en cuenta los nuevos desafíos a los que se enfrenta la industria alimentaria y adaptando la forma en la que se gestiona la seguridad alimentaria, siempre teniendo muy en cuenta que el sector se enfrenta a una posible situación de absentismo laboral por enfermedad, alteración de las cadenas de suministro y una afluencia inusual de nuevos trabajadores temporales, entre otros aspectos.  En este documento se hace alusión a cuestiones tan interesantes y variadas como la gestión del absentismo laboral, las auditorías internas en remoto, la posible escasez de materias primas por cierre de fronteras, la puesta en marcha de un programa de aprobación de proveedores de emergencia para estos casos, la prevención del fraude debido a dicha escasez y la provisión de EPI para los empleados.  

En cuanto a las auditorías de certificación, al igual que otros estándares de seguridad alimentaria, en miras de evitar, en lo posible, desplazamientos y contactos estrechos entre personas, BRCGS contempla un procedimiento de “auditorías blended”.  Esta opción permite a las entidades de certificación, después de realizar un análisis de riesgo del emplazamiento a auditar, realizar auditorías combinadas donde una parte se realiza en remoto. Esta opción sólo está disponible para el programa de auditorías anunciadas y para re-certificación.

En general, todos los estándares de gestión de la inocuidad de los alimentos reconocidos por GFSI han tomado medidas para sobrellevar esta crisis sanitaria mundial que, aunque de manera directa no afecte la posible inocuidad del producto, sí que afecta la manera de operar en el sector.  Como se puede observar en los documentos mencionados en este artículo, BRCGS, al igual que otras normativas, ha hecho un excelente trabajo de adaptación, para ofrecer a sus clientes alternativas concretas que les permitan gestionar todas las situaciones derivadas de esta emergencia mundial. ¡Buen trabajo, BRCGS!

Además si te perdiste nuestro curso en abierto, que impartió nuestra experta Kharla Andreina Segovia, ahora puedes accede al contenido en diferido a través del siguiente enlace.

Kharla Andreina Segovia; Profesora del Área Agroalimentaria en Bureau Veritas Formación.

¿Habías oído hablar de la norma BRCGS? ¿Te parecen interesantes las guías que han planteado ante esta situación de pandemia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s