Hacia una Cadena de Suministros Colaborativa e Inteligente

Cadena de suministros

Lorena Quidiello, Coordinadora del Área de Internacional, Administración, Logística y Comercio de Bureau Veritas Formación. Coordinadora y Profesora del Máster MBA Internacional en Administración y Dirección de Empresas. Coordinadora y Profesora del Máster en Logística Integral y Comercio Internacional. Licenciada en Administración y Dirección de empresas, Máster en Logística Integral y Doctorando en el Programa de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo

El éxito de las empresas que actualmente son competitivas en los mercados y desean seguir creciendo radica, en parte, en disponer de una cadena de suministro eficiente, flexible, ágil, global, transparente, integrada, sostenible y ajustada a las nuevas tecnologías. Todas estas características les permiten ser capaces de reaccionar de un modo ágil ante la demanda tan volátil que está presente en los actuales mercados.

La cadena de suministros constituye un verdadero activo estratégico para las organizaciones; por ello, los responsables de la misma ya comienzan a anticiparse a los futuros cambios que se avecinan.

Cuando hablamos de la cadena de suministros de una organización, no solo estamos haciendo referencia a sus procesos internos, sino también a cualquier empresa externa o sujeto que pueda interactuar con ella, con el objetivo final de satisfacer las necesidades cada vez más personalizadas de los clientes, produciéndoles valor.

Generalmente las cadenas de suministro se forman por la unión de aquellas empresas que participan en la producción, distribución, transporte, manipulación, almacenaje y comercialización de un producto y de sus componentes. De esta forma envuelven diferentes fases que van desde los proveedores, hasta los clientes finales.

La globalización de los mercados hace que las cadenas de suministro sean cada más complejas y fragmentadas, y la deslocalización y la externalización de servicios logísticos se han vuelto procesos cada vez más frecuentes.

En este escenario, el trabajo en equipo y la buena relación entre los diferentes actores se convierte en fundamental para alcanzar la satisfacción del cliente, actor que, en las cadenas del futuro, ya no solo se encontrará en la etapa final del camino, si no que será partícipe en fases más tempranas de la cadena.

La red de empresas que conforma una cadena de suministros ha de interactuar y coordinarse para caminar de la mano en la misma dirección, bien sea en el ámbito nacional o en el internacional. Por ello, la colaboración, la confianza, el compromiso, la comunicación, el compartir información estandarizada y la seguridad de la misma son algunos de los principales ingredientes que se necesitan para lograr una cadena de suministros eficiente.

La logística colaborativa en el sentido de compartir información, sistemas intermodales de transporte, o espacios de almacenes e infraestructuras será un pilar básico para organizar las cadenas y ahorrar costes.

Las cadenas de suministro del futuro, además de lograr conectar todos los procesos y fases comentados, integrarán su digitalización y permitirán compartir información en tiempo real. Los avances tecnológicos ponen a disposición de los diversos agentes “datos” y estos permiten aumentar la visibilidad de la cadena de suministros.

Muchas empresas de distribución ya están incorporando el Big Data en sus procesos con el objetivo de gestionar los grandes volúmenes de datos que precisan y poder así diseñar estrategias y tomar decisiones adecuadas. También el Internet de las Cosas, a través del uso de tecnologías RFID, sistemas ERP, GPS, etc., permitirá a las empresas disponer de un importante poder en términos de información de productos, contenedores, vehículos, etc., para predecir cambios y lograr una eficiente trazabilidad que optimice la cadena y minimice los riesgos.

Además, se podrá satisfacer en términos sostenibles la logística de última milla, dando una respuesta eficiente a la creciente compra online y haciendo frente a las externalidades económicas, ambientales y sociales que produce la distribución capilar, como son las congestiones de tráfico, las emisiones contaminantes o el ruido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s